TALLERES MONOGRÁFICOS

Desde la experiencia, estamos de acuerdo con aquellos que dicen que este trabajo desafía cualquier descripción y debe ser experimentado.

Desde la necesidad, una mínima descripción del trabajo es indispensable.

La expresión constelación familiar es una traducción libre del alemán “recolocación familiar”. Nuestra cultura occidental y los conceptos que genera y malinterpretamos (independencia, poder personal,…) hacen que hayamos ido olvidando cada vez más la importancia de nuestro origen familiar y este es uno de los motivos por el que muchas personas se encuentran perdidas y desorientadas, desubicadas, desconociendo cual es su lugar. Se relega a un plano secundario el hecho de que todos pertenecemos a una familia en cuyo seno hemos crecido (en presencia o auesencia) y cuyas normas, creencias, temores, mitos, secretos, etc. hemos interiorizado haciéndolos parte de nosotros.

Para bien o para mal todos estamos unidos a nuestro sistema familiar por profundos lazos que incluyen el amor y la lealtad, a veces de manera inconsciente, sin que sepamos relacionar nuestro sufrimiento con esta realidad. Es la psicología sistémica, la que en los últimos tiempos pone énfasis en los vínculos familiares sistémicas a la hora de comprendernos a nosotros mismos y nuestros conflictos.

Pero, mas allá de la psicología sistémica y sin renegar en su origen de esta adjetivación, Bert Hellinger explícita lo que podríamos denominar “el orden natural del amor”. Con este , define una serie de características que deben darse en las relaciones entre los miembros de una familia, para que cada uno tenga su lugar, su dignidad y su respeto dentro del sistema familiar, y de esta manera el amor fluya de forma armoniosa entre ellos, con el potencial de salud que esto implica.

Todo lo que existe es organizado en y por campos energéticos y cualquier realidad crea o pertenece a un campo (ya sean objetos, grupos, personas, pensamientos…).

Las personas pertenecemos a varias realidades o campos superpuestos, interelacionados: la realidad individual con la conciencia de cada uno, el sistema familiar animado por una conciencia familiar que incluye a los antepasados y campos mayores sucesivos que tenderían a un campo mayor ampliado que actualmente Hellinger denomina “campo del espíritu”.

Estos conceptos a veces chocan con nuestra mentalidad y forma de pensar occidentales y fluyen fácilmente con los conceptos provenientes de filosofías y enseñanzas orientales.

Hellinger ha comprendido que existen reglas de funcionamiento y leyes fundamentales que articulan distintos niveles de conciencia y dinámicas ónticas que nos llevan a un acercamiento a la “REALIDAD TOTAL”.

Con el trabajo en constelaciones familiares sistémicas se logra en un tiempo breve, comprensión clara acerca de las dinámicas familiares sistémicas, a veces intergeneracionales, que provocan nuestro sufrimiento y al restablecer los “ordenes del amor” entre las personas implicadas, se abren vías para transformar el “amor que enferma en amor que sana”. Se instaura por tanto bienestar y alivio para todo el sistema. Un poco más allá, podemos “asomarnos” a una comprensión armoniosa de lo que es. Aceptando sin culpa, sin mala conciencia, sin estrechez, que “LO QUE ES, ES”.

El método es sencillo, se trabaja en grupo y el cliente guiado por su intuición elige representantes para aquellas personas que integran su sistema familiar actual o de origen, incluyendo un representante para sí mismo. (A veces la elección corre a cargo del facilitador.) Colocándolos en el espacio y ayudados por el psicoterapeuta, se va configurando una nueva imagen encaminada a la solución en sintonía con los ordenes del amor, y las leyes de funcionamiento y así el cliente encuentra el camino que le lleva hacia un nuevo equilibrio familiar y/o sistémico.

La mayor originalidad metodológica es haber entendido, gracias a la percepción fenomenológica, que los vínculos sistémicos o fuerzas del campo mórfico de cada familia se manifiestan a través de las sensaciones y movimientos de los representantes de los familiares sistémicas y de sí mismo. Se vivencia, por tanto, la expresión morfoenergética de esos vínculos del campo por medio de las sensaciones y movimientos de los representantes.

El trabajo de constelaciones familiares sistémicas está dirigido a aquellas personas que quieran revisar: relaciones familiares sistémicas problemáticas, duelos, trastornos de conducta, pautas repetitivas, etc., interesa también a psicoterapeutas, personas que se dedican a profesiones de ayuda y a cualquier persona con interés por aumentar la comprensión de sí misma y su sistema.

«Todo lo que existe es organizado en y por campos energéticos y cualquier realidad crea o pertenece a un campo»

MÁS INFORMACIÓN

+ INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES